I ENCUENTRO DE LA FAMILIA DEHONIANA

domingo, 11 de febrero de 2018

Con el corazón en el domingo



En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.»
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

La lectura del Levítico 13, 1-2 nos pone en situación ante lo que va a acontecer en el Evangelio (Mc 1,4045). Tocamos el tema de la lepra y los leprosos. La ley levítica somete al enfermo de lepra a una vida totalmente segregada de la comunidad. El leproso ha de cargar con el peso de saberse castigado o maldecido por Dios, dado que padece enfermedad, y además declarado impuro y excomulgado de la vida de la comunidad. Eran poco menos que muertos vivientes. No es el momento de juzgar la ley, pero en aquel momento tenía un sentido sobre todo profiláctico para salvar la comunidad de lo que se suponía altamente contagioso. Al leproso no se le podía tocar bajo pena de caer también en im puro y excomulgado. Esa era la ley y así se vivía en los tiempos de Jesús. El evangelio nos narra la actividad de Jesús al que casualmente se le acerca.


un leproso. La casualidad debe ser buscada o por lo menos no excluida porque Jesús pasa por la zona y se acerca al mundo de los marginados. El leproso no pierde la ocasión. Ciertamente el personaje había oído hablar de Jesús y en él había brotado una esperanza, quizás interesada, ante los hechos de Jesús. Y se le acerca y le pide con decisión y fe: Si quieres, puedes curarme. Casi nada. Él abre el diálogo con Jesús, cuando debía gritar: “Impuro, impuro”. Se salta la ley ante la presencia del que puede traer salud a su vida. Es casi la misma actitud del buen ladrón en la cruz. Todo depende de Jesús. Jesús responde, en primer lugar no huyendo o marchándose, como le indicaba la ley. Y para más “inri” toca con su mano la cabeza o el cuerpo del impuro. Automáticamente cae en impureza legal. Esto traerá como consecuencia que no pueda volver a entrar en los pueblos. Después responde a la petición con un “quiero, queda limpio”. El querer de Jesús obra la curación de aquel desgraciado. Se junta el querer del leproso y el querer de Jesús. El gesto de Jesús nos hace ver que Dios no anda despistado ante el dolor del mundo o el mundo del dolor. Dios está cercano, se hace solidario con el enfermo y lucha contra la enfermedad. Dios quiere la salvación de todos los hombres y los quiere unidos en asamblea o como miembros de un solo pueblo. Los quiere que vivan iguales entre iguales en la calidad de hermanos. Jesús envía al leproso a aquel que le podía declarar puro y reintegrar en la comunidad. No basta con la salud corporal, sino que también hace falta restaurar la relación con los hermanos. Los hombres no somos islas sino que vivimos con los demás y para los demás. La gente no es tonta. Jesús no entra en los pueblos, pero al profeta se le
puede encontrar en los márgenes o en las afueras. Y hacia él van buscando sanación, salvación y vida.


No hay comentarios: