ACTIVIDADES DE VERANO '17

martes, 23 de mayo de 2017

Música: Nada imposible


domingo, 21 de mayo de 2017

Con el corazón en el domingo

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque. no lo ve ni lo conoce; vosotros, en cambio, lo conocéis, porque mora con vosotros y está en vosotros. No os dejaré huérfanos, volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo no me verá, pero vosotros me veréis y viviréis, porque yo sigo viviendo. Entonces sabréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí y yo en vosotros. El que acepta mis mandamientos y los guarda, ese me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo también lo amaré y me manifestaré a él».

En un mundo donde sobran las palabras y hablan los hechos, nuestra esperanza toma cuerpo en nuestras actitudes y comportamientos en la vida cotidiana. La esperanza, motor de vida en un mundo desesperanzado, actúa por medio de hombres y mujeres que viven con una conducta llena de esperanza, a pesar de las fragilidades y errores personales y sociales. Esa conducta esperanzadora es lo que nos dice Pedro en su primera carta: Mejor es padecer haciendo el bien que padecer haciendo el mal. Tanto el actuar bien como el actuar mal lleva un padecer. Sin embargo, el bien actuar conlleva la solidez humana mientras que el mal actuar conlleva la miseria humana. El padecer permanecerá, pero será vivido de maneras distintas.

El pasaje evangélico de este domingo nos lleva al contexto de la Última Cena, en la que Jesús deja su testamento a los discípulos. En este testamento, Jesús propone unir nuestra vida con su vida, guardando sus mandamientos. Estos mandamientos han quedado sintetizados en el mandamiento del amor. Y el amor se expresa en las acciones, se adapta a cada situación, sabe discernir qué es lo bueno, lo bello, en ese momento.

Y quien une su vida a la vida de Jesús, recibe lo que Jesús pide al Padre que nos envíe: el Espíritu, el Defensor. El defensor es el que defiende del Enemigo, de aquel que roba la vida. Este defensor que nos protege de la muerte, de la no-vida, es el Espíritu de la Verdad. Este Espíritu es la fuerza que nos lleva a ser verdaderos, auténticos. El hombre auténtico es aquel que transparenta en su vida lo que le caracteriza como persona: el amor. Lo que caracteriza al hombre es el amor, el buscar el bien. Todo lo que no sea amar, buscar el bien, es una mentira. Pero hemos de afrontar una realidad de nuestro mundo: en un mundo donde la mentira campea, la verdad se paga a precio de sufrimiento.

Frente al poder de la mentira, del dinero, de la muerte, de la no-vida, de la falsedad y el postureo… la verdad se presenta como el mejor acto de amor a nuestro mundo.

sábado, 20 de mayo de 2017

Cuento: El bordado de Dios

Cuando yo era pequeño, mi mamá solía coser mucho. Yo me sentaba cerca de ella y le preguntaba qué estaba haciendo. Ella me respondía que estaba bordando. Siendo yo pequeño, observaba el trabajo de mi mamá desde abajo, por eso siempre me quejaba diciéndole que solo veía hilos feos. Ella me sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente me decía: “Hijo, ve afuera a jugar un rato y cuando haya terminado mi bordado te pondré sobre mi regazo y te dejaré verlo desde arriba”.  Me preguntaba por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y porqué me parecían tan desordenados desde donde yo estaba.  Más tarde escuchaba la voz de mamá diciéndome: “Hijo, ven y siéntate en mi regazo.”  Yo lo hacía de inmediato y me sorprendía y emocionaba al ver la hermosa flor o el bello atardecer en el bordado. No podía creerlo; desde abajo solo veía hilos enredados. Entonces mi mamá me decía: “Hijo mío, desde abajo se veía confuso y desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan arriba.  Yo tenía un hermoso diseño. Ahora míralo desde mi posición, que bello. ”

Muchas veces a lo largo de los años he mirado al Cielo y he dicho: “Padre, ¿qué estás haciendo?”.  Él responde: “Estoy bordando tu vida.” Entonces yo le replicó: “Pero se ve tan confuso, es un desorden. Los hilos parecen tan oscuros, ¿por qué no son más brillantes?” El Padre parecía decirme: “Mi niño, ocúpate de tu trabajo confiando en Mi  y un día te traeré al cielo y te pondré sobre mi regazo y verás el plan desde mi posición. Entonces entenderás…”

miércoles, 17 de mayo de 2017

"Wheels": Publicidad sobre ruedas


En la primera escena, nos muestra a un grupo de chicos jugando al baloncesto en un patio vecinal. De repente, un fallido lanzamiento a canasta hace que el balón se escape más allá de la pista improvisada, entre muros de casas y puertas de garajes, hasta detenerse frente a la casa de un niño en silla de ruedas. El joven que se acerca a por la pelota, y el niño minusválido le saluda con un caluroso "hola" y una sonrisa amigable.
Al día siguiente, el niño discapacitado descubre en el porche de su casa una pelota de baloncesto, y decide devolvérsela a los chicos que jugaban con ella. Al llegar al lugar donde juegan los demás niños, el joven de la silla ve cómo sus vecinos han puesto ruedas ('wheels', en inglés) a triciclos, cajas u otros objetos, para jugar en sus mismas condiciones... El anuncio termina con un mensaje esperanzador: “Cuando aflora lo mejor de nosotros, nuestra nación se vuelve más grande”.


lunes, 15 de mayo de 2017

Música: El diario de María


jueves, 11 de mayo de 2017

Libro: El guardia, el poeta y el prisionero

Un relato sobre la poesía, la resistencia, las apariencias y la realidad. Sobre la belleza, la palabra, la literatura, la libertad y la violencia. Una historia de opresión y resistencia en una cárcel japonesa. El fiero guardia Sukuyama aparece asesinado, con los labios cosidos. Mientras investiga el crimen, el joven Watanabee conocerá al poeta Yun-Dong-You.

Una novela hermosa, y un canto de esperanza. Una historia que muestra cómo la belleza y la inquebrantable capacidad del ser humano para crear se puede mantener incluso en contextos hostiles. Un grito contra la violencia sin sentido. Un brindis por el poder de las palabras para derretir el corazón más frío. Un homenaje a la literatura.  Y una denuncia de la locura de la explotación del hombre por el hombre. El personaje del poeta es real, y los pocos poemas que perduran se despliegan por el libro. Es un libro que engancha, seduce y cautiva desde la primera página. 

martes, 9 de mayo de 2017

Cine: Ovejas y lobos

¿La oveja entera y el lobo harto? ¡Gran milagro!”, dice el refrán. Y es que el antagonismo víctima-verdugo entre ambos animales es tan antiguo como mítico. Una rivalidad inspiradora también de una buena colección de sentencias populares, asociadas al peligro o a muchos de los vicios de los seres humanos.
Incluso algunos santos se las tuvieron que ver con los lobos. Como San Norberto, del que se cuenta que obligó a un lobo a liberar a una oveja tras tenerla entre sus fauces, y a cuidar luego a diario del rebaño sin tocarlo. O San Francisco de Asís, que transformó al “lobo feroz” de la aldea de Gubbio en el pacífico “hermano lobo”. Los tiempos han cambiado y actualmente el lobo es una especie “estrictamente protegida” al sur de río Duero.
La introducción viene a cuento del estreno en España el próximo 5 de mayo de la película de animación “Ovejas y lobos”, producida por Wizart Animation, una importante compañía cinematográfica rusa especialista en cine familiar. Con unos dibujos alta calidad, un original guión lleno de aventuras, de la justa dosis de tensión –para no asustar a los más pequeños– y de mucho humor, la cinta tiene elementos de sobra para gustar a toda la familia. Y además, sin concesiones de ningún tipo a la ideología de género, a la que incluso Disney ha acabado rindiéndose.

A modo de fábula, el filme nos traslada a una tierra lejana y mágica, a un pequeño y pintoresco pueblo situado entre suaves colinas y verdes praderas, donde vive felizmente un despreocupado rebaño de ovejas. Su tranquilidad se ve alterada cuando una manada de lobos establece su campamento en un barranco cercano. Y aquí comienza el enredo, porque tanto las ovejas como los lobos tienen problemas de liderazgo –qué actual, ¿verdad?–, inquietudes afectivas, dificultades organizativas, preocupaciones educativas con los más jóvenes… Para colmo, Gris, un divertido pero inmaduro lobo enamorado de la guapa Bianca, acaba transformado en oveja después de tomar la poción que le ofrece la caótica Mami.

Como habrá podido adivinar el lector, la película funciona también como metáfora de situaciones que se dan en la sociedad, a través de un segundo nivel de lectura que nunca recurre a las bromas de doble sentido. Los pequeños espectadores, por su parte, quedarán atrapados en la corriente vertiginosa de los continuos gags visuales porrazos, persecuciones, rescates y juegos verbales. Pero no se les escaparán los claros mensajes positivos de la trama, que tienen su culmen en la rotunda afirmación de Gris: “¡Cualquier vida es sagrada!”.
 
Juan Jesús de Cózar

lunes, 8 de mayo de 2017

Música: Madre del mundo


domingo, 7 de mayo de 2017

IV Domingo de Pascua

EN aquel tiempo, dijo Jesús:
«En verdad, en verdad os digo: el que no entra por la puerta en el aprisco de las ovejas, sino que salta por otra parte, ese es ladrón y bandido; pero el que entra por la puerta es pastor de las ovejas. A este le abre el guarda y las ovejas atienden a su voz, y él va llamando por el nombre a sus ovejas y las saca fuera. Cuando ha sacado todas las suyas camina delante de ellas, y las ovejas lo siguen, porque conocen su voz; a un extraño no lo seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños».
Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron de qué les hablaba. Por eso añadió Jesús:
«En verdad, en verdad os digo: yo soy la puerta de las ovejas. Todos los que han venido antes de mí son ladrones y bandidos; pero las ovejas no los escucharon.
Yo soy la puerta: quien entre por mí se salvará y podrá entrar y salir, y encontrará pastos.
El ladrón no entra sino para robar y matar y hacer estragos; yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante».

La Iglesia celebra este cuarto domingo de Pascua, el día del Buen Pastor, tradicionalmente llamamos pastores a la jerarquía, sin darnos cuenta, que el trabajo pastoral de la Iglesia, corresponde a todos los bautizados. Y lo que es más importante, el único pastor y Señor de la comunidad cristiana, es Jesucristo. Por eso, la única manera de ejercer la pastoral, es haciéndolo como él la ejerció: como un servicio a la comunidad, ésto queda resaltado en el Evangelio, la lectura de los Hechos y la primera Carta de San Pedro, que proclamamos en este día.
 
Está claro, que la Iglesia necesita como cualquier organización o grupo humano, un mínimo de organización. Pero en ella, no es la comunidad la que debe estar al servicio de la organización, ni al servicio de la autoridad. Es la autoridad, la que está al servicio de la comunidad, son numerosas las ocasiones, en las que Jesús indica cómo debe ejercerse la autoridad entre nosotros y quizás la más importante, la escuchamos y visualizamos el día de Jueves Santo. No se dan argumentos, sino ejemplo (lavar los pies), nos lo dice muy bien hoy la segunda lectura: “Dejándoos un ejemplo para que sigáis sus huellas”.