LEMA 2016/2017: ¡ATRÉVETE!

LEMA 2016/2017: ¡ATRÉVETE!

miércoles, 17 de agosto de 2016

Cine: El club de los incomprendidos

Valeria es una joven, que tras la separación de sus padres, se traslada a vivir a Madrid con su madre. Después de una pelea con una compañera de instituto la obligan a acudir a unas reuniones con el orientador. Lo que en un principio le parece aburrido, fastidioso y un mal comienzo para su nueva vida, se acaba convirtiendo en el inicio de una increíble experiencia vital, que le hará descubrir: nuevas amistades, el primer amor, sus contradicciones, la ilusión por la vida, y una ciudad llena de posibilidades. Junto con sus compañeros creará “El Club de los incomprendidos”, el cual cambiara para siempre la vida de este grupo de amigos.

¿Por qué ver El club de los incomprendidos?
.
¿Hay alguna manera de evitar el “drama” en la adolescencia? Parece un requisito imprescindible que en cada generación, el cine produzca historias que narran lo difícil que es ser adolescente-joven y sobrevivir a esta etapa de la vida.
.
“El club de los incomprendidos” es la adaptación española del libro “Buenos días, Princesa” del autor sevillano Francisco de Paula Fernández, más conocido con el seudónimo de Blue Jeans, que ha logrado conectar con el público juvenil actual.
.
La película, dirigida 100% al público adolescente-juvenil, está sobrecargada de clichés (la chica sensual que quiere ligarse al guapo del grupo, la chica bonita que se enamorada de éste, el típico chico al que le hacen bullying, la amiga que está enamorada del profesor,  la chica que se siente como un bicho raro  al tener una preferencia sexual diferente, un skater gamberro y dominante que se enamora de Valeria).
.
La película no hace justicia o falla a la hora de plantear la complejidad de esta etapa de la vida con cierta profundidad. Plantea una adolescencia-juventud esterilizada para los problemas que busca tratar, quizás bastante complaciente con el relativismo hedonista dominante y donde la dimensión trascendente no aparece en ningún momento.
.
A pesar de las carencias que pueda tener, trabajándola con mayor profundidad y metiéndonos en la vida de cada personaje, podemos acercarnos a la vida de muchos de jóvenes. Creo que da “juego” para trabajarla en tutoría con los alumnos y alumnas de secundaria.

lunes, 15 de agosto de 2016

CAMPUS ALBA DE TORMES 2016

Hace un mes que finalizaron los campamentos de verano en Alba de Tormes qeu organiza la Pastoral Juvenil y Vocacional de los Dehonianos en España. Fueron 13 días intensos en los que niños entre 7 y 14 años pudieron disfrutar de unos días cargados de actividades deportivas, juegos, gymkhanas, salidas culturales, piscina, aventura, cine, oración y sobre todo muchísima diversión y alegría. ¡Gracias a todos por hacerlo posible!








jueves, 11 de agosto de 2016

¿Qué buscamos todos que sólo Dios nos ofrece? - TESTIMONIO EJD Y JMJ POLONIA 2016

¡Oh, profundidad de la riqueza, de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Qué insondables son sus decisiones e inescrutables sus caminos!  
                                                    Romanos, 11:33.

Una vez leí que las decisiones son solo el comienzo de algo. Que cuando tomas una decisión, te sumerges en una poderosa corriente que te lleva a un lugar nunca soñado a la hora de decidir.  En el momento en que me arriesgué a decir sí a este encuentro juvenil, no imaginaba todas las emociones que iba a vivir. Al principio es inevitable tener miedo: salir de la rutina, en un país donde no conoces el idioma ni lo que encontrarás.. Entrar en un tunel del que no ves el final no es para todos, pero si nosotros, los jóvenes, no despertamos y arriesgamos, ¿quién lo hará? 

Cuando llegué, me abrumaron preguntas que pusieron en duda los pilares de mi vida, sin embargo seguía todo en pie, intacto. ¿Cómo era posible que gente tan distinta,de tantos lugares y culturas, fuera capaz de congregarse y formar un único corazón? ¿Qué buscamos todos que sólo Dios nos ofrece? Y, sobre todo, ¿por qué lo buscamos en Él? 
 
Llegué a la conclusión de que si buscas algo fuera de este mundo, es porque aquí no lo encuentras... ¿O es que debemos aprender a mirar? ¿No se encuentra el amor de Dios en la madre que da la vida a su hijo? ¿El perdón en tu prójimo? ¿La generosidad en quien da de comer al hambriento y de beber al sediento? ¿La acogida que nosotros mismos hemos recibido en las familias polacas? Consuelo, paz, cariño, solidaridad... Faltan palabras para definir la misericordia que Dios pone en nosotros; misericordia que debemos repartir por el mundo, para que todos seamos capaces de encontrarla, para que nadie se cuestione por qué hay un Dios que da tanto sin recibir nada a cambio.

Este es el punto de no retorno. Aquí y ahora te das cuenta de que has sido llamado por Dios para seguir sus caminos y transmitir su mensaje. No es un viaje sencillo: encontraras quienes se burlen, piedras, montañas que escalar, dormiras a la intemperie, como hicimos nosotros, sintiendo la realidad de aquellos que huyen de sus hogares por la guerra... Pero continuarás. No dejarás que nada te pare, porque sabes por quién lo estás haciendo: por Él.

Era la luz que no dejaba sombras, la misericordia sin palabras, el camino que seguir a ciegas. Era un susurro en nuestros corazones, una respuesta sin pregunta, una mirada de acogida. Era aquel que llamaban loco, aquella esperanza para los desamparados, aquel milagro de salvación. 
Él era, es y será por quien tantos jóvenes de espíritu se siguen moviendo y conmoviendo cada día; la decisión de felicidad infinita que aún hoy escogemos y por la que luchamos frente a las emociones fuertes pero pasajeras.
Él es el Dios de la misericordia, aquel que te ama, y no a pesar de todo, simplemente lo hace. Quizás no siempre lo entendamos, nos toque caminar por las tinieblas y desesperar por una respuesta que parece no llegar nunca... Pero ese es el misterio de la fe, mas allá de la confianza que conocemos día a día se encuentra Él.
 

lunes, 8 de agosto de 2016

Vivir con otro punto de vista - TESTIMONIO EJD/JMJ

Vivir las Jornadas Mundiales de la Juventud no es vivir un encuentro típico de los que todos podemos conocer, sino que suponen una experiencia única cargada de emociones y sentimientos que hacen que todo lo que vives se multiplique. Allí escuchas cosas que no estás acostumbrado a escuchar en tu día a día, aprendes a mirar las cosas desde otro punto de vista y te emocionas con cientos de personas que sienten como tú. Es imposible no darse cuenta entonces que a veces nos hace falta salir de nuestro entorno para darnos cuenta que hay otras experiencias que nos pueden ayudar a crecer y a hacernos sentirnos especial y hacer especial nuestra vida para no caer en la monotonía. En resumen, la JMJ vivida en Polonia, ha sido una experiencia por la que estoy muy agradecida y que solo me sale dar gracias por ello, ha sido tan especial que nunca lo podré olvidar. 

Rosario 

jueves, 4 de agosto de 2016

Un camino cargado de emociones: TESTIMONIO CAMINO DE SANTIAGO

Es complicado resumir una experiencia tan fuerte como esta en unas simples líneas, pero ahí va. En este camino encuentras subidas y bajadas. Conoces a gente que te ayuda a subir una cuesta, gente que te divierte en un momento duro, o simplemente alguien con quien estar durante la etapa. También sufrirás física y emocionalmente, pero como todo, es un camino que tiene un final. Yo personalmente he aprendido que todo se supera, y aunque suene muy típico, lo que en un momento parece imposible de conseguir, no lo es. En conclusión, son los momentos duros los que nos hacen disfrutar del final y los que nos ayudan a aprender de nosotros mismos. Es una experiencia que recomendaría a todos ya que lo único que hace es enriquecerte como persona.

Lucía Ronda 

lunes, 1 de agosto de 2016

Testimonio Campo Solidario 2016

Recuerdo que la primera vez que entré en el asilo tenía bastante miedo por lo que fuera a encontrarme, nunca había vivido una experiencia así y estaba bastante asustada, recuerdo que el primer día tampoco tenía ninguna ilusión y al ver las salas me quedé un poco desganada, creo que no tenía ni idea de lo que iba a vivir allí y todo lo que vendría los siguientes días. 

Recuerdo la primera vez que vi a Susana, ella estaba como ausente, sentada en una silla de ruedas enorme, nosotros habíamos subido a su planta (mujeres arriba) a hacer una función de teatro, ese día habíamos preparado una boda, recuerdo que no me fijé en ella hasta ese momento, se me ocurrió llamarla: "!Susana!", susurré y a su vez sonreí, en ese momento ella me miró, con esos ojos azules que tiene y me devolvió la sonrisa. Juro que no he visto una sonrisa más bonita en toda mi vida, desde ese momento no me pude separar de ella. Los siguientes días estuvieron cargados de momentos, algunos muy buenos y otros no tanto, las veces que estaba con Susana eran maravillosas, ella me contaba cómo podía sobre su vida, sus gustos, y yo le hacía compañía en esos ratos, me gustaba mucho estar con ella y sentir que teníamos un vínculo y que se alegraba de verme cada mañana. En poquísimo tiempo el asilo comenzó a ser como mi casa, entrábamos y lo revolucionábamos todo, éramos como de allí. 

El grupo era genial, la mayoría nos conocíamos y los que no se integraron enseguida, me llevo momentos súper bonitos de allí ya que aunque nos conociéramos este ha sido un ambiente totalmente distinto y ha sido genial poder conocernos más ahí, uno de mis momentos favoritos eran las oraciones, allí nos sincerábamos y reflexionábamos, también las cenas en las que nos contábamos el día, después de la cena y la oración nos sentábamos en el porche y jugábamos a algún juego.


Al final sólo puedo dar las gracias a todas las personas que han hecho posible esta experiencia, gracias al grupo por dejarme ser y compartir conmigo, gracias a los ancianos por la acogida, gracias a las monjas por velar por todos en la sombra, gracias por hacernos ver, gracias a los monitores por habernos hecho confiar y haber construido un grupo de amigos, gracias a Susana, por ser lo que necesitaba y por dejarme a mí ser tu compañía, gracias, de verdad, esto ha sido algo inolvidable y sólo quiero que llegue el año que viene para vivirla otra vez, nos veremos pronto.

Mónica

miércoles, 27 de julio de 2016

EJD-JMJ 2016: ¡EL AMOR CRECE ENTRE LAS FRONTERAS!

¡Nuestros jóvenes dehonianos españoles siguen compartiendo, viviendo y disfrutando en el encuentro de jóvenes dehonianos y jornadas mundiales de la juventud! Cada día lo viven con más intensidad que el anterior pero sobre todo con algo que marca la diferencia, el corazón de cientos de jóvenes de decenas de nacionalidades que se mueven por un mismo fin.






lunes, 25 de julio de 2016

UNA EXPERIENCIA "FLIPANTE" - Testimonio Camino de Santiago

Para mí el Camino ha sido una experiencia "FLIPANTE" en todos los sentidos. Yo entro en Bachillerato en el Fray Luis este curso que viene y me decidí con dos amigas del colegio San José a unirme a esta actividad veraniega que tantos años se lleva haciendo. Según llegamos al punto de partida de nuestro Camino, en el momento en que bajé del autocar pensé: "¿podré aguantar todo el peso de la mochila?, ¿haré nuevos amigos?, ¿me aburriré?, ¿tendré ampollas?, ¿serán simpáticos?, ¿me lo pasaré bien?,...." Ahora, sólo puedo decir que no sé por qué tuve tantas dudas porque lo aguanté todo (física, psicológica y espiritualmente). No me aburrí, la gente que he conocido es genial, la Naturaleza maravillosa....Todo perfecto, excepto las ampollas. Sí. Yo tenía, además, ese "miedo" a tener ampollas y las tuve y muchas en ambos pies, pero es mucho peor el sufrimiento de la propia dureza del "Camino". 

A lo largo del "Camino" he tenido momentos de tristeza, de dolor, de desesperanza...Recuerdo cuando llamé a mi madre pidiéndole que me viniera a buscar porque pensaba que no iba a llegar a Santiago. Pero, al final, lo conseguí y predominaron los momentos de diversión, de solidaridad, de compartir, de reír, de reflexión positiva, de compañerismo, de felicidad...Creí que me iba a arrepentir de haber hecho el "Camino", pero ahora sólo puedo decir todo lo contrario y animo a que todos los que puedan vivan esta gran experiencia y ojalá yo la pueda vivir de nuevo. Por eso digo que ha sido una "experiencia flipante" porque vives muchísimos sentimientos como el de estar en plena naturaleza en medio de la nada y pensar que no vas a llegar. 

Pero ahí están siempre tus amigos apoyándote y ayudándote, porque descubres que el "Camino" es una metáfora de tu vida: muchas bajadas pero también muchas subidas, porque conoces a personas que también tenían dolor y cansancio y que con una gran sonrisa te decían "Buen Camino"; porque aprendes a que se puede vivir con mucho menos de lo que crees y posees; porque es más importante cómo se encuentre un compañero a cómo estés tú mismo; en definitiva, porque te llenas de valores increíbles que ya tendrás toda tu vida. 

Reitero lo dicho: invito a que todos hagan, por lo menos una vez en la vida el "Camino". Porque todos esos sentimientos de felicidad que sientes al llegar a la "meta ansiada" y el orgullo cuando te dan la Compostela son increíbles. Y sí, al final, lo único "malo" que tiene esta gran experiencia es el momento de la despedida. 

Estoy muy agradecida a todos con los que he compartido esta gran experiencia: a los amigos del CAMINO, por haberme ayudado tanto y por haberme dado unos momentos alucinantes, a mis amigos y a mi familia que no estaban en el camino pero que desde donde estuvieran me han apoyado muchísimo y a nuestros monitores por preocuparse por nosotros, por cuidarnos con mimo, por hacernos las curas diarias y hacer que todo fuera más sencillo. Y a Pepe, por no comprender, como buen gallego, qué es eso del "plato único" y alimentarnos maravillosamente. GRACIAS. 

"He aprendido que no existe ningún camino hacia el éxito. Lo que existen son personas exitosas que tienen el valor de hacer su propio Camino". 

Miriam Martínez Sánchez